domingo, 24 de febrero de 2008

INSTANTE SUPREMO

Publicado por Carmen Vallet de Brasil
en su Ciranda de Primavera 2006


Llega la primavera para alegrar la vida
la ansiedad de mi madre que espera mi regreso;
revivirá con besos mi esperanza perdida
mientras florece alegre en el patio el cerezo.


Aromará la sala con perfume de fresias
y abrirá las ventanas que miran hacia el río;
correrá las cortinas para ver las acacias
que florecen dichosas mientras llega el estío.


Los pájaros felices volando en pos del cielo
cantarán con sus trinos más dulces ese día;
algunas mariposas apurarán el vuelo
y libarán las flores con toda su energía.


Yo estaré recostada en el sillón morado
contemplando el paisaje muy llena de quietud;
y mi preciosa madre con su pelo plateado
cubrirá con sus brazos mi eterna juventud.


La inmortal primavera cubrirá con su manto
los lugares del alma donde reina el dolor;
elevará mis sueños hacia un país de encanto
allí sólo habrá calma y reinará el amor.


Ese será el instante supremo de mi vida

y quedará en mi esencia cual nívea comunión;
la caricia tan dulce que cura cada herida
borrando cicatrices que guarda el corazón.


Marga Mangione


Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

jueves, 21 de febrero de 2008

TU BESO



Tu beso;
tan sólo tu beso

anhelan mis labios,
lo sabes muy bien.

Yo sueño;
deliro por eso,

pues sólo tu beso,
me enseñó a querer.


Es fuego;
que quema mi boca

espesa mi sangre
y enciende mi piel.

Es llama;
que mi sed provoca

y sólo tu boca,
sacia mi sed.


Tu beso;
a veces ternura

que suave se posa
en mi tibia piel.

Caricia;
de inmensa dulzura,

sublime experiencia
con sabor a miel.


Es siempre;
pasión encendida

devaneo de dicha,
loca ensoñación.

Tu beso;
lumbre de mi vida,

¡cuanto más me besas,
más grande es mi amor!



Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

SUEÑOS DE AMOR ETERNO

Seleccionado por Embajada de las Letras
para integrar su Antología - 1996

Cuando llego a mi cama después de un día de lucha
y a mi pecho lo abaten el cansancio y la pena,
cierro fuerte los ojos y pasan por mi mente
escenas que a mi alma de amargura la llenan.


Porque veo en imágenes aquellas ilusiones,
las que mi inexperiencia creyó sin titubear,
hoy me quedan trabajo, sacrificios, angustias,
y los ojos ya secos de llorar y llorar.


Eran sueños de dichas y de amores eternos,
que forjó mi esperanza hace mil años ya,
a los que fue la vida matando uno por uno,
y si alguno me queda, pronto... perecerá.


Entonces prestamente sacudo mi cabeza,
borro las negras nubes que rondan mi vivir,
sueño despierta amores, fortunas y bellezas,
y así consigo al menos esa noche dormir.


Dirás: ¡que loca idea soñar esa falsía!
mañana rudamente te abatir el dolor,
despertarás y pronto la realidad rugiente,
te hará ver que no tienes, ni fortuna, ni amor.


Que transcurren tus días sin tener ni siquiera,
la alegría infinita de una caricia fiel,
de una palabra dulce, o un beso tierno y suave,
que halaguen tus oídos, o estremezcan tu piel.


No importa: es cada noche que necesito el sueño,
que le mienta a mi alma y le haga sentir,
que aunque todo lo malo me suceda de día,
y sufra, y me debata, y me sienta morir...


Las imágenes bellas volverán cada noche,
dibujaré a mi antojo cada escena de amor,
y crearé mil sueños de ilusión y esperanza,
sin pensar que mañana... renacerá el dolor.


Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

RENACER

Publicado en 1998 Antología ECEI
(Editorial Círculo de Escritores Independientes)
Chacabuco - Provincia de Buenos Aires

Con una mueca sutil
la luna me hacía un guiño.
Pero en mi mente febril,
hacía gala el desaliño.


Las estrellas cual diamantes
se descolgaban del cielo
y mis lágrimas brillantes
rodaban muertas al suelo.


Ya la noche se marchaba;
ella lucía su belleza.
Yo más sola me quedaba
toda empapada en tristeza.


De pronto la claridad,
comenzó a aparecer
y noté la realidad
del nuevo día al nacer.


Salió el sol, todo de fuego
y me inundó con su luz.
Pedí perdón en un ruego,
y me olvidé de mi cruz...


Marga Mangione


Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

MI DUENDE ENCANTADO


¡Oh! ser ideal que he buscado
a lo largo de la vida.
¡Mágico duende encantado,
causante de mis heridas!


Te has escondido engañoso
cuando te quise alcanzar.
¡A tu escondite celoso,
siempre supiste llegar!


Y hoy al fin de mi camino
perdida la juventud,
¡se que ha sido mi destino
llorar por tu ingratitud!

Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

martes, 19 de febrero de 2008

QUISIERA

Ganadora Premio ECEI
(Editorial Círculo de Escritores Independientes)
de Chacabuco - Pcia. de Bs. As
Publicada en su Antología del
año 1998


Quisiera ser alguien frío
que no siente ni padece,
correr libre como un río,
que a su antojo baja o crece.


Ser como un árbol añoso
que se desnuda sin pena,
luego se viste dichoso,
sin censura ni condena.


No sentir odio ni amor
ni angustias, o sinsabores,
deseos, hambre o calor,
ni conocer los dolores.


Andar libre como el viento
que nadie puede atajar,
sin sueños ni sentimiento,
para sin rumbo volar.


Sin temores ni ataduras
y ser solamente yo,
sin prejuicios ni locuras,
y saber decir que no.


No recordar del pasado
ni la dicha ni el sufrir,
ni hacia un futuro rosado,
mis anhelos dirigir.


Vivir el hoy, el presente
solo este instante existir,
ver al mundo diferente,
sin buscar el porvenir.


Solo así podría librarme
del martirio que me acosa,
y
que no sepas amarme...
¡no importaría gran cosa!


Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

domingo, 17 de febrero de 2008

ABUELITA LEONOR


Publicado en el mes de Mayo de 1999
en la Revista Notilac
de la Liga de Amas de Casa
Regional Berazategui


Vuelve siempre a mi memoria tu presencia
más allá del olvido y de la muerte,
no consigo consuelo por tu ausencia
cierro los ojos, anhelando verte.
Y recuerdo las noches de verano
cuando la adolescencia nos rondaba,
mi hermana y yo, tomadas de la mano
y mamá, que a tu casa nos llevaba.
Era perfecto aquél, tu mundo abstracto
con todo lo querido en derredor,
derramabas amor con pulso exacto;
gentil y buena, mi abuelita Leonor.
Nunca olvido la chispa de tus ojos
cuando mi hermano menor, que te adoraba,
con sus dulce inocencia y sus antojos,
te llamaba "mi novia" y te besaba.
A pesar del tiempo y la distancia
regresa siempre tu imagen tan amada,
al aspirar de los jazmines la fragancia
casi presiento abuela, tu llegada.
Su rico aroma penetrante y dulzón
te retorna con fuerza al alma mía,
porque grabado quedó en mi corazón
que en el camino a tu casa, los había.
Hoy como nunca te tengo en la memoria
y llegan los recuerdos sin dolor,
le ruego a Dios que te tenga en su gloria
y que compense tu incomparable amor.
Te evoco siempre en momentos de calma
y se llena mi pecho de emoción,
hay recuerdos tan bellos que a mi alma
la envuelve con ternura una canción.
Aquella que en gallego nos cantabas
y hablaba con cariño de tu tierra,
la que volver a ver, siempre anhelabas
desde que te marchaste por la guerra.
Hoy estarás en el cielo de Galicia
rodeada de los ángeles en vuelo,
será todo tu entorno una delicia...
por eso, yo no te hablo de mi duelo.

Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor.

martes, 12 de febrero de 2008

EL POTRO

Publicado en el Cuadernillo del Taller Literario
de la Secretaría de Cultura y Educación

de la Municipalidad de Berazategui

- Año 2000 -




Lo inmemorial, lo memorable, todo,
se arremolina volviendo del pasado,
y es un potro rebelde sobre el lodo,
que nunca ha sido, y no será domado.


Y salpican sus patas revoltosas,
dejando manchas de recuerdos viejos,
así se asoman los seres y las cosas,
que no se pueden ver en los espejos.


Ese potro brioso está aquí dentro,
en el fondo recóndito del pecho,
se revuelve en sus giros y no encuentro,
la paz que busco, en solitario lecho.


Quise domarlo y no pude en la premura,
de los años vividos sin medida,
hoy me quedan recuerdos y locura,
y ese potro, que es mi fe perdida.


Pero a pesar de todo lo conservo,
tal vez porque yo espero en mi porfía,
que en un lugar secreto que reservo,
haya alguna esperanza todavía.


Marga Mangione


Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor



domingo, 10 de febrero de 2008

ELEGÍA DE COLORES

Publicado en la 6º Antología
Encuentro Nacional de Poetas
Villa Allende - Córdoba
Año 2003


Vuelve atrás, tiempo ingrato que me llevas
hacia la senda de las despedidas,
devuélveme las horas que son mías
y que en tu limbo azul están perdidas.


Deja que vuelva a mí la vieja historia
que entre tus dedos se quedó dormida
y en la memoria quede para siempre
aquella dulce y fugaz dicha sentida


Vuelve atrás, no me robes los recuerdos
que se agitan temblando en la espesura,
de la gris telaraña que tu tejes
donde quedó atrapada su ternura.


No te vayas llevándote en tus manos
ese trocito de amor y de dulzura,
que aún vibra en lo recóndito de mi alma
y me salva del dolor y la locura.


Vuelve atrás, te lo ruego humildemente
que ya su rostro se está desdibujando,
entre la blanca niebla del olvido
donde mi amor está a solas tiritando.


Y si te vas sumiendo en negra noche
todo el dolor que tengo por llorarte,
déjame por lo menos la esperanza
que un día has de volver para quedarte.


Vuelve atrás, pero si no regresas
para arrancarme de este rojo infierno,
llévame acurrucada entre tus brazos,
adonde pueda dormir mi sueño eterno.

.

Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

COMO CAEN LAS HOJAS...

1º Premio AFEBO
(Asociación Femenina Bonaerense)
Publicado en la Antología "Azul brillante"
Año 2002


Como caen las hojas
del árbol en otoño,
así fueron cayendo
los días de mi vida.
Todos se fueron yendo
y no tendrán retoños,
están tristes y opacos
siempre de despedida.


Como caen las hojas
cuando se va el verano,
amarillas, gastadas,
pálidas, sin color.
Así se hallan heladas
caricias en mi mano,
que nunca se brindaron
por la falta de amor.


Como caen las hojas
cayeron mis ensueños,
y anhelos y esperanzas
ya nunca volverán.
Solo tengo añoranzas
porque a todos mis sueños,
los ha barrido el viento
y no retornarán.


Marga Mangione


Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor


jueves, 7 de febrero de 2008

DAME TU MANO


Publicado en antología Villa Allende-2005



Dame tu mano y caminemos juntos
por este mundo ajeno y distraído,
que mata nuestros sueños e ilusiones,
y que se ríe si nos ve vencidos.


Tu mano amiga me dará su abrigo
en este invierno crudo y riguroso,
a su contacto surgirá el anhelo
de vislumbrar un futuro venturoso.


Dame tu mano para que me guíe
entre las negras sombras de las noches,
así podrán huir mis desventuras
y mis fantasmas no me harán reproches.


Será el sendero alegre si tu mano
me brinda su calor y su alegría,
juntos iremos por nuevos caminos
buscando ser felices cada día.


Dame tu mano tibia y generosa
que me aleja de la angustia y el dolor,
necesito que estés siempre a mi lado
y me brindes tu ternura y tu calor.


Tan solo con tu mano iré avanzando
sin el agobio de un triste pasado,
serán mis pasos firmes y seguros
y encontraré ese mundo tan ansiado.


Dame tu mano para que la mía
te transmita el amor que por ti siento,
liberaré con caricias la ternura
encerrada en mis puros sentimientos.


Marga Mangione


Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor


HOMENAJE A DALILA

A mi perrita dóberman, la más dulce que concocí,
y la que más amé.
Con ella compartí diez años de mi vida;
y jamás la olvidaré...



D esde el momento en que nos encontramos,
A
lzando tus ojos me diste ternura y
L
as dos sentimos un amor supremo,
I
nundada el alma de inmensa dulzura.
L
a ausencia seguro que te habrá afectado,
A
hora donde estés, tendrás amargura.



M
i mano extraña tu pelo tan negro,
I
luminado por estrellas grises.


A sustada un día, corriste a la calle,
M
is hijos lloraban y salí a buscarte,
A
l llegar la noche todo era tristeza,
D
alila querida, ¡nunca regresaste
A
cubrir de besos nuestras soledades!


P ara recordarte yo cierro los ojos, y
E
stás nuevamente como antes te viera.
R
ogando caricias, con mirada dulce
R
iendo con tus dientes blancos como perlas.
A
llá donde te halles: yo sé que me esperas...


Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

FANTASMAS


Mención Especial
VIII Certamen Nacional de Poesía
Revista Quilmes Generando Cultura
Año 2005





Hay fantasmas que habitan en la casa vacía.

Fantasmas que no veo, pero sé que ahí están.

Fantasmas que se duermen mientras trajino el día,

y luego, cada noche, despiertos velarán.

Estarán al acecho en todos los rincones,

para que no me escape de la cruel realidad.

Controlarán de cerca todas mis emociones,

mezclando mis mentiras con la horrible verdad.

Y mientras los recuerdos se agitan en las sombras,

entre las negras huellas de mi atroz soledad,

noche tras noche llegan, atravesando muros

vulnerando mi vida, ya sin intimidad.

Son fantasmas que buscan llevarme hacia el pasado,

derribando el presente con total impiedad.

Fantasmas que regresan a invadir el futuro,

mostrándome su rostro, de miseria y maldad.

En tanto mi existencia se marchita en las sombras,

ellos tejen sus caos, llenos de impunidad,

en este laberinto donde mi lábil mente,

se incorpora a sus juegos; en extraña hermandad.



Marga Mangione

Todos los textos de esta página

están protegidos por los derechos de autor

DESPOJADA DE TÍ...

3º Mención Revista "Noticias de la Musa"
en el Certamen "Páginas de Otoño-2007"





Como desnuda el árbol sus ramas en otoño,

se desnudó mi alma el día de tu partida

y se abrieron heridas profundas en mi pecho,

causadas por la angustia de aquella despedida.

Se cerró mi garganta clausurada de penas

y mis ojos lloraron lágrimas de amargura,

una inquietud enorme se adueñó de mi vida

y añoré cada instante de tu antigua ternura.

De pronto la rutina cabalgando en las sombras

penetró por las puertas de mi casa vacía,

llenando los rincones atestados de ausencia,

con la presencia enorme de la melancolía.

Cada día era un duro y pesado sufrimiento

me poseyó de pronto la desesperación,

y dejé que mi cuerpo vencido por mi mente,

se hundiera lentamente en la honda depresión.

Ya nada me importaba y tendida en mi lecho,

llenaba con suspiros la triste habitación

que un día fue testigo de tus ardientes besos,

recorriendo mi cuerpo colmado de pasión.

De todo lo que fuera ya no me queda nada

juventud y belleza, todo eso lo perdí,

desde que me dejaste no me sirve la vida

si tengo que vivirla, despojada de ti.






Marga Mangione


Todos los textos de esta página

están protegidos por los derechos de autor

martes, 5 de febrero de 2008

HOY

Mención Especial del Jurado en el 9º
Certamen Nacional Anual de Poesía
"Antonio Nelos Romera" de EDEA
(Encuentro de Escritores de Avellaneda)
- 27 de Octubre de 2005 -




Hoy:
decidí romper mis ataduras,
y salirme de mí; cual si mi cuerpo,
rompiera de las ropas
las costuras.

Hoy:
probaré el placer de no hacer nada,
me tiraré cara al sol y dulcemente,
me sentiré por el sol
acariciada.

Hoy:
llenaré mi alma de vacío,
borraré toda huella del pasado,
y construiré un mundo
solo mío.

Hoy:
marcharé en soledad por el espacio,
elegiré una nube color rosa,
e iré volando en ella
muy despacio.

Hoy:
haré que los vientos queden quietos,
pintaré de colores las cortinas,
y jugaré escondidas
con mis nietos.

Hoy:
si me permite Dios esta fortuna,
me vestiré de azul como la tarde
y treparé en cordel
hasta la luna.

Hoy:
haré una ronda con las mariposas
el día viviré sin ataduras,
y me pondré una túnica
de rosas.

Hoy...
¡seré feliz, y ya no haré otra cosa...!

Marga Mangione


Todos los textos de esta página

están protegidos por los derechos de autor



CUANDO LA VIDA TE LLEVE POR DELANTE


1º Premio Poesía Torneo Abuelos Bonarenses 1998
3º Premio Regional en Chascomús
Publicado en el periódico El Yunque
Poseo una copia autografiada por Ginamaría Hidalgo
en 98.1 - FM Cristal de Berazategui


Cuando la vida te lleve por delante;
y solo, sin amor, caigas rendido
y únicamente a morir te has decidido,
pues sientes que vivir es humillante.
Que el corazón, siga su pulso rítmico, pujante
aun angustiado, solo y abatido.
Si el amor te ha dejado malherido,
que continúe latiendo, y ¡adelante!

No camines con paso vacilante,
ni te muestres al mundo dolorido,
no llores, ni jamás caigas rendido,
y alimenta tu espíritu anhelante.
Aun ahogado en dolor, vuela distante
y finge que no existe lo perdido,
que no sufres, aún estando herido,
continúa viviendo, y ¡adelante!

No pienses en la muerte ni un instante,
ni sueñes rescatar lo ya vivido,
ni que te ame quien no te ha querido,
no te conviertas en robot parlante.
No hay nada más tremendo ni angustiante
que abandonarse al dolor envilecido,
lograrás otro amor, y el pecho henchido;
te clamará su dicha, y ¡adelante!

Y sentirás tu vida tan radiante,
cuando el dolor por siempre se haya ido,
todo será distinto y con sentido,
no temblarás, cual astro titilante.
Cuando llegue hasta ti el amor triunfante,
te olvidarás de todo lo sufrido,
y hasta podrás negar que a otro has querido;
se abrirán los caminos, y ¡adelante!

Que sea tu vida limpia cual diamante,
forma un hogar sencillo como un nido,
que no haya nada odiado, ni temido,
y mira siempre el porvenir brillante.
Y al llegar la vejez, bien arrogante,
recuerda con orgullo lo vivido,
dichas, penas, dolor no merecido,
mira de frente a Dios, y ¡ADELANTE!
Marga Mangione
Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

Publicado en el Cuadernillo del Taller Literario
de la Secretaría de Cultura y Educación
de la Municipalidad de Berazategui - año 1998




Tú...
Palabra tan pequeña
que encierra tanto.
Tú significas todo,
más para mí.
Eres toda mi vida,
luz de mis ojos,
está toda mi dicha,
dentro de tí.

Tú eres la alegría:
nunca el enojo.
Sabes bien que a tu lado,
yo soy feliz.
Por eso a esta palabra
la quiero tanto,
porque cuando la nombro:
tu... ¡estás aquí!



Marga Mangione


TODOS LOS DERECHOS DE ESTA PÁGINA

ESTÁN PROTEGIDOS POR LOS DERECHOS DE AUTOR

TU MIRADA

Seleccionado por Editorial Embajada de las Letras
para ser publicado en su Antología del II Certamen
de Poesías - Cuentos y Cartas de Amor - Año 1996


Mirada negra y profunda
que en mi pupila se clava,
que ardorosa me domina
y quiere hacerme su esclava.

Profunda mirada negra
quieres robarme la calma,
solo me miras los ojos
y me atraviesas el alma.

Negra y profunda mirada
no me mires de ese modo,
que aunque nunca dices nada...
siempre me lo dices todo.


Marga Mangione
Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor