domingo, 17 de febrero de 2008

ABUELITA LEONOR


Publicado en el mes de Mayo de 1999
en la Revista Notilac
de la Liga de Amas de Casa
Regional Berazategui


Vuelve siempre a mi memoria tu presencia
más allá del olvido y de la muerte,
no consigo consuelo por tu ausencia
cierro los ojos, anhelando verte.
Y recuerdo las noches de verano
cuando la adolescencia nos rondaba,
mi hermana y yo, tomadas de la mano
y mamá, que a tu casa nos llevaba.
Era perfecto aquél, tu mundo abstracto
con todo lo querido en derredor,
derramabas amor con pulso exacto;
gentil y buena, mi abuelita Leonor.
Nunca olvido la chispa de tus ojos
cuando mi hermano menor, que te adoraba,
con sus dulce inocencia y sus antojos,
te llamaba "mi novia" y te besaba.
A pesar del tiempo y la distancia
regresa siempre tu imagen tan amada,
al aspirar de los jazmines la fragancia
casi presiento abuela, tu llegada.
Su rico aroma penetrante y dulzón
te retorna con fuerza al alma mía,
porque grabado quedó en mi corazón
que en el camino a tu casa, los había.
Hoy como nunca te tengo en la memoria
y llegan los recuerdos sin dolor,
le ruego a Dios que te tenga en su gloria
y que compense tu incomparable amor.
Te evoco siempre en momentos de calma
y se llena mi pecho de emoción,
hay recuerdos tan bellos que a mi alma
la envuelve con ternura una canción.
Aquella que en gallego nos cantabas
y hablaba con cariño de tu tierra,
la que volver a ver, siempre anhelabas
desde que te marchaste por la guerra.
Hoy estarás en el cielo de Galicia
rodeada de los ángeles en vuelo,
será todo tu entorno una delicia...
por eso, yo no te hablo de mi duelo.

Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor.

2 comentarios:

Graciela María dijo...

¡Cuántas abuelitas Leonor nos hacen falta!!!! En tiempos en que no sabemos dónde se encuentran, en muchos casos, los papás, tíos o hermanos de los niños...En tiempos en que la institución familiar parece sólo un anhelo inalcanzable y en cambio, muchos niños quedan "a la buena de Dios"...¡Ay Dios! Nos hacen falta esas abuelas llenas de coraje y amor, que nos vuelvan a la leche y al pan caliente. ¡Vivan ellas! que es lo único, tal vez, que aún nos queda...Felicitaciones Marga...
Graciela María de Vida Reflexion

Anónimo dijo...

mil felicitaciones, como siempre..
la invitamos a pasar por el blog de nuestro taller literario y dejar su comentario de los textos, por supuesto.
http://taller-literario-berazategui.blogspot.com/

Saludos
Ayelen