jueves, 21 de febrero de 2008

MI DUENDE ENCANTADO


¡Oh! ser ideal que he buscado
a lo largo de la vida.
¡Mágico duende encantado,
causante de mis heridas!


Te has escondido engañoso
cuando te quise alcanzar.
¡A tu escondite celoso,
siempre supiste llegar!


Y hoy al fin de mi camino
perdida la juventud,
¡se que ha sido mi destino
llorar por tu ingratitud!

Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

1 comentario:

Graciela María dijo...

¡Caprichoso el duende de la felicidad! ¿Dónde se esconderá?
Muy bueno... Graciela María de Vida Reflexion