sábado, 15 de marzo de 2008

ABSURDO...


Ellos andaban
cada uno
con su soledad a cuestas.


Un día se encontraron,
se contaron sus cuitas,
y decidieron juntar esas soledades.


Entonces se fueron a vivir juntos.
Y las soledades se conocieron,
se gustaron, y fueron una sola.


Lástima que ellos no.


Desde entonces viven juntos.
Pero solos...
Ignorados por sus soledades;
y por ellos mismos…


Marga Mangione

Todos los textos de esta página
están protegidos por los derechos de autor

1 comentario:

Graciela María dijo...

Ay, querida amiga, cuando se producen uniones sin verdadero amor, lo que perdura en sí mismo, es lo que motivó la unión. Pero, el amor no se fabrica.
Excelente poesía.
http://webs.uolsinectis.com.ar/vida-reflexion